La vida de Brian

via La Factoría Histórica

La llamada vida de Brian es el tercer largometraje del grupo de comedia inglés Monty Python. Trata la historia de un niño que nace el mismo día que Jesucristo, y es varias veces confundido con Él. Con canciones clásicas de los Python como «Always Look On The Bright Side Of Life» (Mira siempre el lado positivo de la vida), cantada por un coro de crucificados, la película es, junto con Los caballeros de la mesa cuadrada, la más exitosa de Monty Python. La vida de Brian fue un éxito de taquilla, logrando la cuarta mayor recaudación de cualquier película en el Reino Unido en 1979, y la más alta de cualquier película británica en los Estados Unidos ese mismo año. Ha recibido críticas muy positivas, siendo considerada como “la mejor película de comedia de todos los tiempos” por varias revistas especializadas y cadenas de televisión. La película fue dirigida por Terry Jones y escrita por los Monty Python: Terry Jones, Terry Gilliam, Eric Idle, John Cleese, Michael Palin y Graham Chapman. Un dato que pocas veces se menciona, es que fue financiada por George Harrison, el mítico componente de los Beatles, debido a que EMI se negó a financiarla días antes del inicio del rodaje…

El film se inspira en clave de parodia en la filosofía mesiánica que propició el nacimiento del cristianismo. Es una comedia de ficción situada en el contexto de la Palestina de la época de Cristo, durante el imperio romano. Se sustenta en las aventuras de un hombre común y corriente, Brian, hijo de un soldado romano y una promiscua feminista judía, al que las multitudes confunden repetidamente con el Mesías. La trama es bastante sencilla, no obstante, parodia entre otras cosas la intolerancia, el sectarismo y el dogmatismo, mostrando las divisiones internas envenenadas y los enfrentamientos mezquinos, tratando temas que siguen ocurriendo actualmente, como la negación de la realidad por parte de los fanáticos.

Algunos gags famosos están protagonizados por un ficticio “Frente Popular de Judea” y sus rivales políticos, la pintada “Romani ite domum“, que se inspira en el famoso “Yankees go home“, entre otros, y haciendo uso de nombres, palabras y conceptos modernos, supuestamente pronunciadas en latín. Unos días antes del inicio del rodaje de La vida de Brian, en Túnez, el presidente de EMI Films leyó el guion de la película. Calificó la historia como “obscena y sacrílega“, negándose a financiarla. En la discusión con el directivo que había concedido el visto bueno al proyecto de los Monty Python, Bernard Delfont pronunció unas palabras que aún se recuerdan por su involuntario contenido cómico: “No permitiré que la gente diga que yo me burlé del jodido Jesucristo“.

”La vida de Brian”. Mira siempre el lado brillante de la vida

Fue el ex-beatle George Harrison, amigo del grupo de comediantes, el que salvó finalmente el proyecto, aunque para ello tuvo que crear su propia productora, hipotecando su casa y un estudio de grabación. En ese entonces Harrison manifestó que, sencillamente, le apetecía ver una película como esa. Como dijo Eric Idle, financiar los tres millones de libras que costó el filme fue “la entrada de cine más cara del mundo“. Aunque George Harrison no colaboró en la banda sonora de esta película, sí lo hizo años después para otro film de los Monty Python, aportando un tema para El sentido de la vida. En la película, el músico aparece en un cameo vestido con una túnica, en una escena junto a John Cleese.

¿La mejor comedia de la historia?

Con la elección del protagonista, además de conseguir que Graham Chapman moderase su adicción al alcohol y pudiera interpretar el papel de Brian, los Monty Python consiguieron definir el personaje clave de la parodia. Usar directamente como personaje a Jesucristo quedó descartado. No trataban de hacer “La vida de Jesús de Nazareth“, ya que hubiese “robado” el protagonismo al guion. “Jesucristo no era divertido“, dijo años después Terry Jones en un documental de Channel 4. “La comedia estaba en la interpretación de los evangelios“, dijo, por eso crearon el personaje de Brian, un contemporáneo de Jesús que sufría muchas de las situaciones ridículas que rodean a la religión. Y eso que, como decía su madre, “él no es el Mesías, sólo es un chico travieso“. Sin reparar en ello, solucionaron uno de los mayores problemas jurídicos que podían haber tenido tras el estreno…

Posted on 22 novembre 2012 by

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s