El hobbit de J. R. R. Tolkien

via Zona Fandom

El Hobbit

En un agujero en el suelo vivía un hobbit (In a hole in the ground there lived a hobbit)

Así comienza ‘El Hobbit‘, el libro en el que se basa la trilogía que Peter Jackson estrena en todo el mundo el próximo viernes 14 con ‘El Hobbit: Un viaje inesperado’, la primera parte de la saga. Es una frase que se ha convertido en una de las más famosas de la literatura universal, por lo menos si nos atenemos a la literatura del s.XX.

Una frase que fue lo primero que J.R.R. Tolkien se escribió del libro. Tolkien contó en alguna que otra ocasión cómo trabajando en verano corrigiendo exámenes (en una fecha indeterminada entre 1928 y 1930) cuando se encontró con una hoja de examen en blanco. Algo que le vino de perlas para tomarse un pequeño descanso en su labor de profesor y, aun sin saber ni cómo ni por qué, escribió esta primera y mítica oración. Hasta que Tolkien terminara el libro pasaría al menos seis años: Años de bibliografía, de sumergirse en las fuentes del folklore anglosajón, años de forja de una gran obra.

Tolkien, el filólogo apasionado por los mitos

Tolkien

Prácticamente es cultura general hablar de J.R.R. Tolkien teniendo en cuenta su profesión. Tolkien era filólogo, y como tal ejerció de profesor de varias materias en la Universidad de Leeds y posteriormente en la de Oxford. Amén de gormar parte del equipo del diccionario más prestigioso de la lengua de Albión, el Oxford English Dictionary.

Tolkien también era católico. Su madre, Mabel Tolkien, se había convertido al catolicismo en 1900, cinco años después de que ella y sus dos hijos (junto con Hillary Tolkien) regresaran a Inglaterra desde Sudáfrica, donde murió al poco el Arthur Tolkien, el padre. Los jóvenes se educarían dentro de dicha fé. Este dato que puede ser meramente circunstancial tiene su gran importancia ya que, al igual que su amigo C.S. Lewis y las ‘Crónicas de Narnia’, Tolkien también impregnó sus libros de valores cristianos… pese a estar todo engarzado en una rica mitología feérica.

Durante la adolescencia empezó a sentirse apasionado por la literatura medieval, por las sagas nórdicas, Beowulf incluído. Cuando tenía 19 años comenzó a estudiar clásicas, para decantarse al poco a filología comparada y estudiar, además, diversos idiomas. En esa época comenzaría a desarrollar el Quenya (que no sería el primero que inventara), un idioma que bebe tanto de las lenguas nordicas como del anglosajón (la primera forma del inglés).

El germen de la Tierra Media

Tolkien: Hobbit

En los alrededores de la llamada entonces Gran Guerra, Tolkien comenzó a interesarse por las artes: pintura, dibujo, caligrafía… y sobre todo poesía. Además en su insaciable curiosidad encontró un poema anglosajón de Cynewulf titulado ‘Crist‘:

Eala Earendel, engla beorhstat,
ofer middangeard monnum sended(Salve Earendel, el ángel más luminoso
Sobre la tierra media enviado a los hombres)

Un poema que le embelesó por completo y al que Tolkien se refiere como su gran espoleante para desarrollar toda la mitología de la Tierra Media, referida en ese poema simplemente como la tierra en la que habitamos, en contraposición por la que ocupan los dioses y otros seres (un tema, por ejemplo, que recuerda a los nueve mundos de la mitología nórdica, con Midgard siendo literalmente eso, lo medio, nuestro mundo).

Casado y con hijos, Tolkien comenzaría a dar rienda suelta a su imaginación y comenzaría a realizar pequeños cuentos para sus hijos (‘Letters to Father Christmas’ o ‘El Granjero de Ham’) y junto con estos cuentos varios poemas, algunos de los cuales aparecerían poco después como parte de ‘El Hobbit’. Estos poemas y relatos serían el campo de pruebas de lo que vendría después. Algunos de estos textos formarían parte, posteriormente, de compendios como ‘El Silmarillion’, ‘Cuentos inconclusos’ y otros volúmenes reunidos por su hijo, Christopher Tolkien.

Es, entonces, bastante sensato afirmar que ‘El Hobbit’ no es la primera incursión de Tolkien en la Tierra Media. O por lo menos mientras que sí es el primer libro no es lo primero que escribe sobre este mundo tolkieniano. Ya con la primera frase y una pequeña base sobre lo que sería este universo y los seres que lo habitan: magos, elfos, enanos, hombres… tan solo quedaba ponerse a escribir, a desarrollar la historia. Labor que comenzaría en algún momento entre 1930 y 1932 (en 1933 ya había un primer borrador).

Hobbit ¿Rabbit? ¿Babbit?

Bilbo y los enanos

Cuando Tolkien escribió “Hobbit” en aquella hoja de examen pensó que estaba inventando el término. Lamentablemente, y si bien no era consciente de ello, se puede llegar a encontrar la palabra “hobbit” en algún que otro “bestiario” y listado de seres fantásticos y otros espíritus de la mitología inglesa… y el hecho de que la raíz “hob” (rústico) se emplea en varios de estos seres como hobgoblins o hobthrusts hace pensar que el nombre para esta raza dormía en el subsconciente del autor.

Pero la verdad es que, elucubraciones aparte, Tolkien tenía una imagen muy clara de lo que era un hobbit. Primero el nombre vendría del inglés antiguo “hol-bytla”, habitante de agujeros. Además nos podemos encontrar un claro referente en ‘The Marvellous Land of Snergs‘, de E.A. Wyke-Smith, donde su autor nos presentaba una raza de seres “algo más altos que una mesa corriente, pero anchos de espaldas y gran fuerza” a los que les gustaba la vida tranquila y las fiestas.

Otro de los grandes esfuerzos que realizó Tolkien fue el impedir que la gente asociara la palabra hobbit a rabbit (conejo). Sin embargo el que vivan en un “agujero en el suelo”, su pequeño tamaño y el uso de algunas metáforas a lo largo del libro no ayudaron precisamente a ese propósito. Menos mal que Tolkien sabía describir bien a los seres, y con dos pinceladas nos dijo exactamente cómo es esta raza.

Y así, con todos los elementos: ¡dragones! ¡expediciones! ¡grandes batallas! Tolkien comenzó un viaje inesperado, comenzando con la comarca y sus habitantes típicamente ingleses (La Colina se podría considerar la típica aldea de la campiña inglesa) hasta meternos en territorios muy peligrosos. ‘El Hobbit’ tomaba forma mes a mes, capítulo a capítulo, con los hijos de Tolkien (y los de los editores) como “beta testers”. Un libro que, si bien se publicó en 1938, hasta 1966 no pudimos conocer su forma definitiva (con las actualizaciones para cuadrar con ‘El Señor de los Anillos’ entre otras cosas).

Años de trabajo, un proceso duro entre editores y Tolkien para realizar un gran libro que será recordado y constantes reescrituras en sucesivas ediciones. Un libro sobre cómo un ser diminuto y tranquilo puede cambiar el curso de los acontecimientos. Ese ser se llamaba Bilbo, y vivía en un agujero.

PD. Estad atentos que en los próximos días os contaremos diversas anécdotas y curiosidades en torno a ‘El Hobbit’.

avatar Albertini

——————————————————————————————————————————————————–

via Oleadas de Tinta

 (Gollum en uno de sus diálogos consigo mismo)

 >>Sss, sss, ¡Gollum! ¡Trasgoss! Sí, pero si tiene el regalo, nuestro regalo de cumpleaños, entonces los trasgos lo tomarán ¡Gollum! Descubrirán, descubrirán sus propiedades ¡Nunca más estaremos seguros, Gollum! Uno de los trasgos se lo pondrá y no lo verá nadie. Estará allí, pero nadie podrá verlo. Ni siquiera nuestros más agudos ojoss, y se acercará escurriéndose y engañando y nos capturará, ¡gollum! ¡gollum!

 >>¡Dejemos la charla, precioso, y vayamos de prisa! Si el Bolsón se ha ido por ahí, tenemos que apresurarnos y verlo ¡Vamos! No puede estar muy lejos ¡De prisa!

Gollum se levantó de un brinco y se alejó bamboleándose, a grandes zancadas. Bilbo corrió tras él, todavía cauteloso, aunque ahora lo que más temía era tropezar de nuevo y caer haciendo ruido. Tenía en la cabeza un torbellino de asombro y esperanza. Parecía que el anillo que llevaba era un anillo mágico: ¡Te hacía invisible! Había oído de tales cosas, por supuesto, en antiguos relatos; pero le costaba creer que en realidad él, por accidente, había encontrado uno. Sin embargo, así era: Gollum había pasado de largo sólo a una yarda y no lo había visto.

Datos sobre el libro

  • Editorial: Minotauro (Normal) Booket (Bolsillo)
  • ISBN:8445070371
  • Páginas: 324
  • Precio (Edición Normal): 20,95€
  • (Edición de Bolsillo): 10,95€
  • Libro único (Aunque tiene secuelas, como todos sabréis, la trilogía de “El señor de los anillos

Reseña:

 Este es el libro de Bilbo Baggins, el libro de el principio. Narra la historia de un pequeño hobbit que habita en Hobbiton, vive una vida normal y tranquila, sin preocupaciones de ningún tipo, hasta que una hermosa mañana se topa con Gandalf, un famoso mago conocido en la colina, por sus espectaculares fuegos artificiales y sus anillos de humo de formas y colores.

 Para desgracia del pequeño Bilbo, Gandalf está buscando un compañero de aventuras y ve en Bilbo el candidato perfecto. Así que el hobbit se encuentra una tarde, (justo antes de la hora del té, eso hay que recalcarlo) con una hilera de trece enanos sin invitar colándose en su casa, abusando de su hospitalidad y sobre todo, de sus pasteles y sus cervezas. Todos hablando a la vez de dragones, tesoros, túneles y proclamando a los cuatro vientos, que Bilbo será el saqueador de tesoros del grupo.

 Así es cómo Bilbo, sin comerlo ni beberlo (Casi literalmente, ya que los enanos arrasaron en sus despensas) acaba embarcándose en una aventura con trece enanos y con el mago errante Gandalf, camino a tierras lejanas, en busca del viejo dragón Smaug y de sus grandes montañas de oro y otros tesoros.

 Nos sumergiremos junto a Bilbo como protagonista de “El Hobbit” por grandes aventuras, llenas de gente grande, elfos cantarines, goblins, trolls, de una misteriosa y oscura criatura llamada Gollum y del tesoro que guarda, el objeto más peligroso de la Tierra media.

Opinión Personal

 Antes de nada, al empezar este libro tenemos que tener en cuenta dos cosas.

 1. El año en el que fue escrito, la narración será distinta si o si de lo que estamos acostumbrados actualmente.

 2. Este libro tiene una pequeña particularidad, durante medio libro leeremos literalmente un cuento infantil, (Con ello, descripciones y comentarios para niños) y a medida que sigamos avanzando se convertirá en una señora novela con un final extraño y por supuesto, con muchos hilos sueltos que se solucionarán en la secuela.

 A ver, el libro tiene la genialidad de Tolkien, descripciones perfectas y detalladas, dotando al lector de una imagen perfecta de la Tierra media, y de los secretos que esconde. Está narrado de una manera, como ya he comentado antes, para niños. En concreto también es como si nos contara él mismo el cuento a nosotros, también es perfecto para leerlo tal cual a un niño, con los comentarios genuinos que trae.

 Es muy fácil de leer y engancha rápidamente, además de preocuparnos por el pequeño hobbit, también nos vamos a divertir, con las canciones que no vienen a cuento y las confusiones de los personajes más tontos. Un ejemplo:

 (Un troll llamado Guille junto con sus otros compañeros Berto y Tom pillan en su primer intento de saqueo a Bilbo):

 -¡Maldizón, Berto, mira lo que he cazado!

-¿Qué es?- dijeron los otros dos acercándose

-¡Que un rayo me parta si lo sé! Tú ¿Qué eres?

-Bilbo Bolsón, un saque…,un hobbit. – dijo el pobre Bilbo temblando de pies a cabeza, y preguntándose cómo podría gritar como una lechuza antes de que lo degollasen (**Esta es otra cosa, los enanos le dicen que si está en problemas grite dos veces como lechuza de granero y una como lechuza de campo (?) xD**)

 -¿Un saquehobbit?- dijeron los otros un poco alarmados. Los trolls son cortos de entendimiento, y bastante suspicaces con cualquier cosa que les parezca una novedad.

-De todos modos, ¿qué tiene que hacer un saquehobbit en mis bolsillos?- dijo Guille.

 (…) Tom: ¡No más saquehobbits!

 Bueno, como esas cosas mil, la verdad, pero a medida que avancemos en el libro, las cosas se volverán más oscuras, descubriremos a la criatura Gollum y el descubrimiento del anillo único 

La peculiaridad que tiene (Cuento de niños + Novela) es porque en principio, el cuento iba a ser para los hijos de Tolkien (De ahí su narración principal) pero gustó tanto el manuscrito que decidieron publicarlo y exigieron una secuela, así que Tolkien cambió el libro para que pudiera cuadrar con El señor de los anillos, por eso notamos ese cambio a grandes rasgos más o menos a mitad de la novela.

¿Es realmente necesario leerse este libro antes de El señor de los anillos?

 No lo creo, de hecho, yo no lo he hecho. Es verdad que ayuda bastante a la hora de comprender a Bilbo y sus reacciones en los siguientes libros, pero la saga se puede entender perfectamente sin El Hobbit. Digamos que es para los amantes de la saga o para los que estén empezando en la fantasía épica, un libro sencillo y bonito, con una continuación impresionante.

¿Puntos Buenos?

 Los personajes, fáciles de llevar y simpáticos. Se lee rápidamente y una vez que nos encontramos con Gollum el libro pega un subidón y se vuelve bastante más interesante. El protagonista, Bilbo, se torna adorable según pasan las páginas, se hace querer el pequeñín. Descripciones sobre el paisaje perfectas, y sobre los sentimientos de Bilbo también, ya que durante toda la novela recordará lo mucho que echa de menos su agujero Hobbit. Sin contar también que es una gran fuente de información para los fans de la saga, una joyita.

¿Puntos Malos?

 El principio puede hacerse un poco tedioso, aunque es bonito es completamente infantil, y eso puede llegar  a molestar bastante. (Si no tiene 12 años, se entiende) Tantas canciones rallan al más pintado, parece una película Disney de mal gusto en bastantes ocasiones (Tal y como ocurre en la secuela) Puede hacerse un poco pesado en ciertos momentos, pero son bastantes escasos. Además, que sinceramente hay algunas cosas que sobran.También la traducción al español, no está muy bien que digamos, pero es algo antigua. No entiendo el hecho de traducir el apellido Baggins ni tampoco de donde sacan “Trasgos” de “Goblins” pero en fin, eso no tiene la culpa el original.

En definitiva: Es un libro para relajarse, nada sustancioso. Bastante divertido, tiene una dinámica que Tolkien saca completamente a relucir, y que por ejemplo en Las dos torres, brilla por su ausencia (Y se echaba bastante en falta) Y pese que algunos me van a matar por ponerle esta puntuación, ya que se considera obra maestra, pero yo me limito a…

 ¿Puntuación Final?

4 Estrellas

 No le pongo 5 estrellas por resultarme bastante infantil en ocasiones y por las cancioncitas, pero está narrado de una forma exquisita y por eso se merece las 4 estrellas, además que es una delicia para los fans de la saga.

Espero que os haya gustado la reseña, he elegido El Hobbit porque es una novela muy bonita y porque los rumores de la película se van confirmando ¿Cómo saldrá? Por desgracia, no tengo muchas ilusiones puestas en ella 😦

 ¿Qué opináis de la reseña? Y si habéis leído el libro ¿Qué opináis?

 Un beso

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s